Big Data … el nuevo petróleo

By Ricardo Santiago

21 abril, 2021 | 11:04hrs

El Big Data, o «macrodatos» es, con casi toda seguridad, una de las revoluciones más importantes de las últimas décadas. Tanto es así que si hace un par de décadas hubiéramos preguntado cuáles eran las empresas más importantes del mundo, seguro que en el listado hubieran aparecido petroleras, bancos, fabricantes de automóviles, etc. Si la misma pregunta la hacemos hoy, ¿qué empresas crees que serían las más mencionadas? Posiblemente Google, Facebook, Apple, Amazon, etc.

Fíjate en este interesante video que muestra la evolución (de 1997 a 2019) de las compañías más valoradas a nivel mundial.

¿Detectas algún patrón en este cambio? Las compañías mejor valoradas en el 2019, todas, de una u otra manera, basan su negocio en la información, los datos, que obtienen de sus usuarios, y que en algún caso en lugar de usuarios podríamos considerar «su producto», porque recuerda, cuando un producto es gratis, el producto eres tú.

Google admite que permite a otros leer y compartir datos de los correos de Gmail. Así. Como lo lees. Y si realmente Google ya no lee nuestros correos, según anunció en junio de 2017, es fundamentalmente porque ya nos tiene «perfilados» a todos sus «usuarios» y no necesita más.

No hace falta que mencionemos a Amazon, Facebook, etc. ni tampoco hace falta mencionar que no solo «leen», sino que también «escuchan».

Dejando a un lado la parte más polémica, todo esto se traduce, haciendo un cálculo rápido, en una cantidad ingente de información que deben almacenar, organizar, analizar y explotar, y es aquí donde hace su aparición en escena el Big Data.

Pero no solo estos enormes gigantes de la información generan estos volúmenes de datos por su actividad «comercial», tecnologías como IoT (Internet of Things), por ejemplo, son otra de las grandes fuentes de información, de Big Data. Tanto es así que, en parte, la aparición del Edge Computing, es un resultado de la necesidad de acercar la capacidad de computación a donde se almacena el dato, porque de otra forma gestionar y explotar tal volumen de datos se hace complicado y puede no tener sentido (temporalmente hablando). Si, este es otro ejemplo de la sobrexposición a la información de nuestra sociedad. Tenemos información en exceso, y eso, a veces, la hace poco «aprovechable». Como siempre, todo en su medida es excelente, en exceso, peligroso.

Hace poco, en una conversión con una persona que trabaja para una organización para la que las pymes son, en un gran porcentaje, su negocio, me decía que el Big Data para una pyme, ni tiene sentido, ni ellas tienen capacidad para gestionar y explotar dicha información. La realidad es que es cierto que para ser considerado Big Data hay una barrera de entrada, y es que la información que se genere sea «Big». Pero ¿qué ocurre si a base de muchas pymes que aportan su granito de información, para un sector determinado se crea un agregador «anonimizado» que permita obtener una ventaja competitiva a cada componente (cada pyme) que aporte al conjunto información, y se pueda beneficiar de manera equitativa a como colaboró? una especie de «BigData as a service», ahora que está tan de moda esto del «as a service». Seguramente, si nos ponemos a buscar, este «modelo de negocio» ya existe.

El Big Data también ha supuesto retos técnicos sobre todo en el ámbito del almacenamiento y el acceso a un volumen de datos colosal. De esta forma hemos ido viendo, a lo largo de las últimas décadas, como los sistemas de almacenamiento han ido permitiendo mayor volumen, a menor coste. Esto sin duda ha supuesto una mejora para el usuario final. A día de hoy mi smartphone (algo que llevo en el bolsillo) tiene infinitamente más capacidad de almacenamiento que mi primer PC que no contaba con HDD.

Por otra parte debido a varios factores, entre ellos por supuesto el volumen, pero también la heterogeneidad de datos que se pueden almacenar, los sistemas de gestión de Bases de Datos Relacionales (BDR) que tradicionalmente se han venido usando, han sido «complementados» con otros sistemas, los denominados NoSQL (Not only SQL) para facilitar el acceso a la información y también reducir los tiempos de acceso. Esto ha hecho que hayan aparecido una amplia variedad de soluciones open source en contraposición a las soluciones SQL (relacionales) tradicionales y habitualmente propietarias. De nuevo el usuario final ha salido beneficiado de esta evolución tecnológica, aunque no todo lo que reluce es oro y la estandarización del «lenguaje» de acceso a estas BBDD NoSQL es algo que aún está pendiente. Y por último tenemos las BBDD NewSQL que pretenden aportar la solución a los problemas de los dos primeros tipos de bases de datos mencionadas.

Y ¿para qué tal volumen de datos? ¿es realmente necesario? La respuesta es sin duda que sí es necesario. Aunque solo sea por lo que nos dice la ley de los grandes números, Big Data ya está justificado. Tener a nuestra disposición muchos datos, que puedan ser convertidos en información relevante es, sin duda alguna, una ventaja competitiva para aquellos que deben tomar decisiones, evidentemente esto es así en organizaciones, pero también lo es a nivel personal, dado que igualmente nos puede ayudar a tomar mejores decisiones.

Para aportar algo de objetividad, según el informe «Big & Fast Data: The Rise of Insight-Driven Business» del 2017, de la consultora Capgemini, los beneficios del uso de Big Data, según los encuestados pueden resumir en estos 4 puntos:

  1. Reducción de costes. Además de la mejora en la eficiencia de los procesos de una organización, lo que de manera colateral lleva asociado una reducción de costes, debido al análisis de datos, es importante destacar que la tecnología para el uso y explotación de Big Data tiene en gran medida base en en el open source y el commodity hardware (asequible y de uso generalizado), representando un ahorro de 20 veces menos por cada Terabyte almacenado respecto a los métodos tradicionales de almacenaje de datos.
  2. Crecimiento de las líneas de negocio existentes. El uso de Big Data en las líneas de negocio actuales para un 61% de las compañías encuestadas reportan mejoras significativas como consecuencia directa, debido a que el uso de la información procedente del Big Data se utiliza para mejorar las ofertas de mercado existentes debido a una mejor comprensión de los clientes y consumidores, mejorando la eficacia de las actividades de marketing y ventas.
  3. Crecimiento a través de la disrupción del mercado a partir de nuevas líneas de negocio. Una de las principales conclusiones de esta encuesta es el nivel de disrupción en las diferentes industrias, con un 64% de los encuestados asegurando que el Big Data está cambiando las reglas tradicionales de los negocios. Estamos viendo cómo las empresas de productos de consumo se convierten en minoristas gracias a su creciente conocimiento de los consumidores, cómo las empresas de telecomunicaciones utilizan los datos que tienen sobre sus clientes para desarrollar nuevas fuentes de ingresos, como los servicios de marketing geolocalizados, y cómo las empresas de servicios públicos utilizan los datos de los contadores inteligentes para proponer ofertas de supervisión y mantenimiento de los equipos domésticos. De hecho, hay pocos sectores que no se vean afectados por esta tendencia. La encuesta muestra que esta disrupción, aunque más fuerte en las empresas B2C, está presente en todas (con niveles que varían entre el 53% y el 74% según los sectores industriales).
  4. Monetización de los propios datos. En algunos sectores, ya es evidente que los datos de las organizaciones se está convirtiendo en su principal producto. Un ejemplo sencillo es el de las empresas de cartografía, como Ordnance Survey en el Reino Unido o Lantmäteriet en Suecia, donde la venta de mapas físicos está siendo superada rápidamente por servicios digitales. También muchas empresas de servicios financieros tienen «divisiones de servicios de información» específicas cuyo principal objetivo es monetizar los datos. El sector del transporte busca monetizar los datos que tiene sobre sus pasajeros a través de acuerdos con minoristas en de las estaciones. Entre nuestros encuestados, el 63% considera que la monetización de datos podría llegar a ser tan valiosa como sus productos y servicios actuales. Aunque esta creencia varía según el sector (desde el 55% en la sanidad hasta el 83% en el sector de las telecomunicaciones), es interesante que todos los sectores lo consideren relevante.

Las aplicaciones de Big Data son muchas y muy variadas y como decía al principio, Big Data es la base del negocio de muchas de las organizaciones más importantes en la actualidad, y con casi toda seguridad cada vez va a ir tomando mayor relevancia en organizaciones de todo tipo y tamaño. La Transformación Digital, de alguna manera, va a ser ese catalizador, que algunas organizaciones necesitan, para comenzar a hacer uso del Big Data que generan por si mismas, y de aquel que pueda venir externo a la organización.

Parece que el oro «negro» está siendo sustituido por el oro «digital» .. es solo una cuestión de tiempo.

  • <
  • 21/168
  • >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

This website uses cookies, you can see here the   
Privacidad