La Gran Renuncia. Redibujando las relaciones entres organizaciones y personas.

By Ricardo Santiago

28 mayo, 2022 | 05:05hrs

48 millones de personas que renunciaron a su puesto de trabajo en Estados Unidos en 2021. Estados Unidos tiene una población activa en 2011 de 165.530.225 personas. Casi 1 de cada 3 personas en la clasificación de población activa en Estados Unidos (+-29%) renunciaron a su puesto de trabajo.

Siendo este un dato significativo, lo es más aún si como motivos de esa renuncia se identifican los siguientes:

  • motivación por emprender proyectos personales
  • la necesidad de encontrar más tiempo para disfrutar con la familia (cuidado de los hijos o la falta de flexibilidad laboral)
  • la marcha hacia otros trabajos mejor remunerados o menos exigentes (bajos salarios, falta de oportunidades de ascenso o no sentirse respetado en el trabajo)
  • el hartazgo y desazón ante trabajos que no completan el propósito vital de los empleados

Si bien este dato es concretamente de Estados Unidos, el resto de países no están exentos bien de estar sufriendo algo similar (quizás con otro nombre), bien de estar a punto de sufrirlo.

La situación global que comenzó en 2020 y que se ha prolongado por varios años, ha hecho que muchas personas se replanteen, nos replanteemos, el estilo de vida que hasta ese momento llevaban, y se apeguen más al famoso Carpe Diem, disfrutando más del presente y preocupándose menos del futuro, que nos ha demostrado ser caprichoso y tremendamente irrespetuoso. Las prioridades han cambiado, y muy drásticamente. Además de este hecho, disponer de herramientas tecnológicas que permitan iniciar proyectos personales que hasta el momento eran de muy difícil ejecución, o que habiliten la posibilidad de deslocalizar el puesto de trabajo (puestos de trabajo remotos, híbridos), los knowmads por ejemplo, son también un aliciente para tomar una decisión que hasta hace poco muchas de las personas que la han tomado (y están tomando) no hubieran ni llegado a considerar.

Algunas de las conclusiones que en el informe Fjord Trends 2022 se identifican en lo que en este informe se ha denominado «El Nuevo Tejido Vital«, son:

  • Las personas cada vez quieren tener más control sobre sus vidas. Quizá esta es una cuestión que muchas personas ya venían detectando, pero que mientras estás en el «circulo vicioso» es difícil de definir un plan para ejecutar. Los proyectos personales, ahora, prevalecen sobre la pertenecía a grandes (y no tan grandes) organizaciones. El reto para las organizaciones está en demostrar porqué las personas deberían volver a pertenecer a una de ellas.
  • Nos hemos dado cuenta de que no tenemos un «Planet B», y los problemas de las cadenas de suministro y la creciente importancia de la sostenibilidad han influido, también, en el cambio de prioridades.
  • Los nuevos desarrollos tecnologías, y concretamente el Metaverso (aunque aún está por ver cómo y hacia dónde evolucionará) supone una evolución cultural que afectará, y de hecho ya lo hace, a la relación entre personas y marcas. «El cliente en el centro» es un concepto que vemos repetido tanto en la Transformación Digital como en las nuevas tendencias de gestión en torno al Business Agility.
  • Las empresas deben de ir más allá de la empatía para preocuparse, realmente, por todas las personas, y no solo por unas pocas.
  • Ante un futuro complicado, para el que ya hemos ideado una definición, entorno BANI, y después del punto de inflexión que han supuesto estos dos últimos años, nuestra sociedad, nuestro modelo social, sin duda va a sufrir cambios estructurales que suponen, como no, nuevas oportunidades.

Quizá ahora, por falta de perspectiva, no somos capaces de valorar el impacto que han supuesto estos últimos años en términos de cambios sociales que iremos observando paco a poco en la próxima década. Con la perspectiva del tiempo, estoy seguro de que 2020, y los años que le están siguiendo, se estudiará en historia como uno de los hitos más importantes en la historia de la humanidad. Los cambios que se vienen son de un gran calado, sin duda.

Todos estos cambios que iremos viviendo en los próximos años, algunos de los cuales aún no podemos ni imaginar, requieren, como cualquier cambio, desaprender de lo que se conocía, para volver a aprender. Esto es aplicable a organizaciones de todos los tipos y ámbitos, pero también a los individuos.

Por tanto, la pregunta en este punto debe ser ¿Ya has pensado o al menos has iniciado a reflexionar sobre cuál debe ser la estrategia en el corto y medio plazo para tu organización, para tu desarrollo profesional, para tu vida?

Si no lo has hecho, quizá estés tardando mucho en hacerlo, y no en uno solo de los ámbitos de tu vida, en todos.

Tenemos que definir (tanto a nivel colectivo como individual) cómo establecer relaciones positivas para crear un tejido vital que sea beneficioso para las personas y el planeta.

Informe Fjord Trends 2022

Para las organizaciones el reto está claro y es doble, aunque con una misma base: Las personas.

Por una parte, en un mundo donde el cliente tiene todo el poder, debido a la enorme cantidad de información de la que dispone para tomar la mejor decisión de compra, las empresas están obligadas a jugar esa partida del juego, y buscar mecanismos, cada ves más emocionales, para ganarse la confianza de los potenciales clientes y convertirlos en clientes, recurrentes y tremendamente contentos. Customer Experience (CX) es una de las mejores estrategias para comprender qué ocurre, cómo ocurre y por qué ocurre, y, por lo tanto, encontrar alternativas que satisfagan de la mejor manera posible las necesidades y demandas de los clientes (y potenciales clientes).

Por otra parte, las organizaciones deben hacer realidad aquello que durante años se ha venido diciendo, y que, como estamos comprobando, su importancia se ha acentuado exponencialmente: La atracción y retención del talento.

Págame bien, fórmame bien, trátame bien

Por el lado de las empresas, en este contexto, se habla cada vez más de la importancia de cuidar el bienestar de los empleados para ‘evitar’ la ‘Gran Dimisión’. ¿Hasta qué punto es determinante? “Tener una cultura que asegure que todo el mundo importa y sabe que importa es vital, y es el principal problema ahora mismo en muchas organizaciones. ¿Qué es más importante que tratar bien a la gente? Nada. Págame bien, fórmame bien, trátame bien”, nos responde Lee Cockerell, exvicepresidente ejecutivo de los parques Walt Disney World y experto en liderazgo y desarrollo directivo.

La Gran Renuncia (I): ¿por qué la pandemia ha sacudido el mercado laboral?
https://forbes.es/economia/152055/la-gran-renuncia-eeuu/

Todo apunta a que en los próximos años las personas si vamos a ser el componente nuclear sobre el que se articule nuestra sociedad.

  • <
  • 1/189

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

This website uses cookies, you can see here the   
Privacidad