Marco estratégico para la gestión de riesgos en la compañía.

By Global Trust Association

26 junio, 2019 | 17:06hrs

Sin importar el sector o industria en el que se desenvuelva una compañía, ninguna está exenta de situaciones o eventos que puedan afectar el logro de sus objetivos o impedir su funcionamiento natural o limitar su desempeño. Estas situaciones o eventos a modo de amenazas u oportunidades deben ser identificados, evaluados y tratados en base a la definición de acciones específicas que debieran ser incorporadas como parte de los procesos regulares que use la compañía.

Existe una norma ISO, que establece los lineamientos generales y las bases para la definición de procesos de alto nivel para evaluar y mitigar riesgos en cualquier ámbito de la organización. Esta norma, es la “ISO 31000 Gestión del Riesgo – Directrices”, y ofrece a las empresas un conjunto de componentes integrados, basados en principios, un marco de referencia y procesos de aplicación general, que, al no tener un límite de aplicación a sectores o industrias específicas, puede ser utilizado en cualquier tipo de organización y para cualquier tipo de riesgo.

Con la implementación y aplicación del marco de gestión de riesgos basada en la norma ISO 31000, las empresas pueden afrontar la incertidumbre y obtener una serie de ventajas y beneficios tanto internos como externos, finalmente, las internas también se verán reflejadas en el cumplimiento de los objetivos de negocio, según como se propongan y definan.

Una de estas ventajas, está en la posibilidad de definir una estrategia corporativa para la gestión integral de los riesgos que puede derivar en la definición de objetivos y beneficios corporativos como resultado de enfrentar todos los riesgos identificados en el contexto de la empresa (como los de tipo económico y financiero, los de la salud y seguridad en el trabajo, los tecnológicos, los reputacionales, entre otros). Asimismo, la definición de una estrategia corporativa o una estrategia de gestión de riesgos a cualquier nivel de la organización debe considerar su contexto, su realidad, su cultura y sus objetivos, todo ello sin perder de vista el factor humano, lo que permitirá un tratamiento proactivo de los riesgos, un aspecto, que por sí mismo, ya representa una ventaja en relación a la gestión reactiva a la que estamos acostumbrados.

  • <
  • 152/189
  • >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

This website uses cookies, you can see here the   
Privacidad