¿Te dedicas a lo que te apasiona?

By Ricardo Santiago

25 mayo, 2021 | 04:05hrs

Esta es una pregunta que para la que los que vivimos en una sociedad occidental, no siempre podemos contestar contundentemente con un SI.

¿Recuerdas cuando estabas en la escuela cuál era el oficio al que te querías dedicar? con el paso de los años, ¿mantuviste ese mismo deseo? ¿llegaste a estudiar lo que te gustaba, o simplemente estudiaste lo que pudiste?

Aunque no lo creas, no eres el único. Es muy frecuente que el deparar de la vida nos vaya conduciendo hacia puntos en los que nunca estuvimos enfocados, y que sean las diferentes circunstancias por las que vamos atravesando en cada momento (necesidad de trabajar, obligaciones contraídas, etc…) las que «hagan» que nos dediquemos a lo que nunca pensamos, e incluso que no sea lo que deseemos.

IKIGAI, «el sentido de la vida» o «aquello para lo que hemos sido llamados».

En la cultura japonesa existe un concepto de difícil traducción a nuestro idioma: Ikigai.

La mejor manera de definir este concepto es con una imagen, que seguro has visto más de una vez.

El subconjunto formado por la intersección de estos 4 conjuntos (o aspectos diría yo):

  • Lo que amas
  • Lo que necesita el mundo
  • Por lo que te pueden pagar
  • En lo que eres bueno

sería «El sentido de nuestra vida«, nuestra razón de ser. Como se puede ver en el gráfico, la falta de uno de estos aspectos, siempre deja algo pendiente y haría que no nos sintiésemos realizados. En cierto sentido esta es la versión japonesa de la famosa pirámide de Maslow, pero desde un punto de vista más filosófico.

¿Alguna vez te has detenido a pensar si a lo que dedicas muchas horas a la semana es realmente tu Ikigai? Si no conocías este concepto, es difícil que hayas dedicado tiempo a reflexionar específicamente sobre ello, pero estoy seguro que la pregunta «¿Me llena lo que hago? ¿Me siento realizado/a?» ha pasado por tu cabeza en más de una ocasión.

Lo ideal es que todos encontrásemos nuestro Ikigai, no sólo porque seríamos más felices, también porque seguramente los productos que generamos cada día verían aumentada su calidad.

Nuestra sociedad se mueve a una velocidad de vértigo, pero para los que estamos en el mundo de la tecnología la velocidad es muy próxima a la de la velocidad de luz, y esto hace que, si bien en algunos momentos puedes sentir que has encontrado tu Ikigai, perderlo es sumamente sencillo. Lo que hoy es un hype en el mercado, mañana puede que sea tecnología obsoleta, y ello nos obliga a estar constantemente reinventándonos.

La aceleración que la Transformación Digital está generando en esta época tan convulsa, y que va a traer, que de hecho ya está trayendo, cambios radicales en puestos de trabajo hasta ahora bien considerados y remunerados, va a hacer que muchos profesionales pasen por ese momento de sensación de pérdida de su Ikigai. Personalmente tengo la sensación de que no tenemos un único Ikigai, y que, por suerte, aunque nos cueste, siempre podemos volver a estar en la intersección de los 4 conjuntos, si nos empeñamos en encontrarlo.

Somos humanos y salir de nuestra zona de confort, lo que es conocido para nosotros, nos cuesta, pero debemos intentar buscar la parte positiva de cada situación, buscar el vaso medio lleno, porque con todos estos cambios que estamos viviendo en nuestros días, y los que están por venir en los próximos años, se nos presentan nuevas oportunidades de encontrar nuestro Ikigai y conseguir ser más felices en nuestra vida profesional, y por ende en el resto de ámbitos.

Solo tienes que abrir la mente y buscar de entre todas las posibilidades que hay actualmente cual es la que más te acerca a tu Ikigai. Y si tu Ikigai está en la tecnología y la Transformación Digital, en GTA te podemos ayudar a encontrarlo, la Inmersión Digital de GTA puede ser el punto de partida.

Personalmente, tengo la suerte de dedicarme a algo que me apasiona, por un lado, la tecnología, junto con la posibilidad de ayudar a otros profesionales a desarrollarse como tal, y conseguir éxitos en sus carreras profesionales, por lo que siento que encontré mi Ikigai. Puedo considerarme, por lo tanto, y según la cultura japonesa, un afortunado.

Si te interesa profundizar más en este tema aquí te dejo dos libros que te pueden ayudar, que son los que yo he usado para entender mejor el concepto de Ikigai:

Comienza a buscar tu Ikigai desde hoy mismo, y no desistas en la buscada hasta que lo encuentres, aunque ello signifique que debas cambiar radicalmente de profesión.

  • <
  • 21/171
  • >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

This website uses cookies, you can see here the   
Privacidad