Inmersión Digital, necesaria para una nueva normalidad

By Ricardo Santiago

27 octubre, 2020 | 16:10hrs

Estamos asistiendo a un proceso histórico y tal vez, sólo tal vez, no seamos conscientes de que estos días que estamos viviendo van a marcar un punto de inflexión en la historia de la humanidad.

Es cierto que pandemias ya ha sufrido la humanidad en momentos anteriores, pero ninguna de ellas ha traído consigo tantos cambios a nivel social, económico y de tradiciones. Hasta hace poco en el mundo occidental ver a alguien con mascarilla por la calle era algo completamente anormal, al contrario de lo que pasaba ya en culturas orientales. Sin ir más lejos hace unos días haciendo deporte con mis hijos me quité la mascarilla porque evidentemente si ya es un obstáculo importante cuando respiras normalmente, cuanto más si esa respiración esta alterada por el deporte. Tardé 1 minuto exacto (o quizá menos) en volvérmela a poner y encontrar la manera de que me molestase lo mínimo posible, siempre manteniéndola puesta. La razón, me sentía raro siendo yo el único que no llevaba mascarilla.

Algo parecido, aunque quizá aún no seamos conscientes de ello, está pasando a nivel social y económico. Es más complejo evidenciar los cambios a estos niveles porque nos superan como individuos, pero que están ocurriendo, eso es seguro.

Socialmente nos hemos dado cuenta por fin (eso espero) y de manera real de que nuestro modelo de sociedad es altamente tóxico tanto para nosotros mismos como para el planeta que habitamos. Con los diferentes confinamientos, casi simultáneos a nivel global, la naturaleza ha tomado una bocanada de aire en un momento en el que empieza ya a ahogarse. La vegetación ha florecido de manera diferente y más vistosa, y animales a los que expulsamos de su hábitat al construir nuestras ciudades, han intentado el retorno a un espacio ocupado por el humano y que en algún momento les perteneció.  Estoy convencido de que nos hemos dado cuenta del peligro que suponemos para la naturaleza, en definitiva, para nosotros mismos. Esto sólo por poner un ejemplo de lo más evidente, en otros aspectos va a ser necesario esperar algo más de tiempo para comprobar, por ejemplo, el efecto (real) que la pandemia ha tenido en la brecha entre clases sociales, que evidentemente se ha agrandado.

En lo económico, esta pandemia nos ha colocado a todos los países en el mismo borde del abismo, a algunos más que a otros, pero en cualquier caso en esta ocasión esto no ha sido algo que haya afectado sólo a Europa, o a una región únicamente. El impacto ha sido global, y por tanto la necesidad de solución y esfuerzo común es, o debería ser, global también.

Uno de los efectos más claros en este sentido es el nivel de destrucción de empresas, y por tanto de empleo:

… no voy a seguir, porque no pretendo ser catastrofista, pero la realidad es la que es.

Esto ha despertado en los gobiernos de todos los países una especie de carrera, no de fondo, si no de velocidad, por retomar y activar todas las iniciativas que hasta la fecha estaban “en marcha” en torno a la Transformación Digital. Lo que hasta previamente a la pandemia parecía un concepto muy “cool” que tanto gobiernos como grandes corporaciones tenían siempre en sus discursos (y quizá lo mantenían sólo ahí, en sus discursos), con la pandemia, siendo este el catalizador, se ha dinamizado por completo. Planes para la Transformación Digital ahora podemos encontrar como setas, y parece que inversión pública tanto gubernamental, como de diferentes organizaciones mundiales, de una u otra manera, con uno u otro nombre, también. Se está impulsando de manera muy clara y ahora sí directa la Transformación Digital tan necesaria a nivel tanto gubernamental, como del tejido empresarial de todos los países.

Pero ¿y qué es esto de la Transformación Digital? Pues en gran medida lo más importante del concepto es la primera parte de su nombre, TRANSFORMACIÓN. Como vengo exponiendo desde el comienzo de este post, se están produciendo cambios profundos en todos los ámbitos, y la Transformación Digital es uno de los importante, a mi entender. Transformar todos los aspectos de nuestra (dañada y deteriorada) sociedad mediante el uso y aplicación de las tecnologías digitales poniendo el foco en las personas, es como yo definiría lo que es la Transformación Digital.

Ahora la cuestión es cómo abordar esa transformación que evidentemente impacta en las personas que componen e interactúan en la sociedad. A través de la Inmersión Digital, a la que yo definiría como el proceso por el cual, a todas las personas, y con mayor énfasis en los profesionales (de todos los sectores), se les capacita y dota de los conocimientos y habilidades necesarios en lo que a tecnologías digitales respecta, para que, en función de su profesión o actividad, puedan ser capaces de detectar oportunidades y contribuir al crecimiento sostenible de la organización en la que desarrollan su labor.

Es importante destacar que esta Inmersión Digital no está dirigida exclusivamente a profesionales de TI, cuanto más amplio, ambicioso y variado sea el volumen del grupo objetivo, mayor éxito tendrá el propósito.

En la medida en la que se realice este proceso de Inmersión Digital de nuestra sociedad, en la que están incluidos tanto sector público como privado, iremos viendo como la tan nombrada Transformación Digital se convierte en una realidad, algo que hasta el momento ha sido tan sólo una verdad a medias.

En Global Trust Association te proponemos dos opciones como punto de partida de la Inmersión Digital:

  1. ComputerWorld University – Business IT. Esta certificación, y su formación previa, está orientada a profesionales de ámbitos diferentes a TI, aunque los profesionales de TI también obtienen un beneficio claro y tangible al asistir al programa de formación y certificación.
  2. Certified Digital Transformation Professional. Con una orientación mucho más clara hacia los profesionales de TI, tiene un enfoque más hacia cómo orquestar y ejecutar la Transformación Digital en una organización, incluyendo un repaso a las diferentes disciplinas y prácticas que la facilitan.

En ambos casos la formación es entregada por nuestra red de partners y la certificación, a través también de los mismo, se puede realizar online mediante nuestro sistema de supervisión Believe® Proctorting.

Con estas dos certificaciones los profesionales podrán conocer en qué aspectos de los estudiados les merece la pena profundizar, y para ello, el resto del portfolio de GTA presenta una oferta complementaria perfecta.

Todos nuestros servicios son prestados de manera digital, colaborando con la sostenibilidad del medio ambiente, al no haber papel presente en ninguno de nuestros procesos.

Estoy seguro de que este punto de partida que te presento, te va a ser de ayuda tanto si eres profesional como si buscas transformar tu organización. Como dice el título de este post la Inmersión Digital es necesaria para una nueva normalidad (cuando quiera que esta llegue).

  • <
  • 60/189
  • >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

This website uses cookies, you can see here the   
Privacidad